Suicidios en Jp Morgan

Desde diciembre de 2013 se ha producido un aumento de muertes inusuales entre los trabajadores del gigante bancario JPMorgan Chase, incluidos presuntos saltos desde ventanas y lo alto de edificios y dos presuntos asesinatos-suicidios en Nueva Jersey.

Cabe destacar que un número notable de estas muertes han sido de especialistas en tecnología dentro de JP Morgan.

Además, y con la excepción de Julian Knott, que era experto en tecnología de alto nivel para JPMorgan en Londres y más tarde en la empresa Global Network Operations Center en Whippany, Nueva Jersey, todas las personas fallecidas han sido menores de 40 años, disponían de un nivel de vida elevado y estaban en el mejor momento de sus carreras profesionales.

El jueves pasado, se produjo un nuevo caso, cuando Thomas J. Hughes, de 29 años, se arrojó a la calle desde un piso 24 en Manhattan, Nueva York, tal y como indicamos en el artículo: SE SUICIDA OTRO BANQUERO…DE NUEVO ARROJÁNDOSE POR LA VENTANA

De acuerdo con el currículum de Hughes que se podía encontrar en la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA), éste había trabajado previamente en JPMorgan Chase, así como en Citigroup y UBS después de graduarse de la Universidad Northwestern.

Hughes era empleado del banco de inversión Moelis & Company LLC, en el momento de su muerte.

Recordemos que JPMorgan Chase, Citigroup y UBS se declararon culpables de graves delitos criminales por conspiración para manipular los mercados la semana anterior a que Hughes presuntamente saltara desde la ventana de su casa.

A ello debemos añadir un asunto que ha levantado sospechas acerca de las continuas muertes de empleados de JPMorgan Chase . JPMorgan Chase tiene contratado un seguro de vida estimado en 179.000 millones de dólares para sus trabajadores, y en algunos casos, incluso para ex-empleados, de manera que JP Morgan se beneficia de la muerte de cada uno de estos empleados, cobrando el seguro de vida correspondiente.

Por si esto no fuera suficientemente sospechoso, de acuerdo con Sarah Butcher de eFinancialCareers, al menos dos ejecutivos de JP Morgan han prohibido a sus expertos en tecnología que expliquen cual es su trabajo exacto dentro de la empresa en sus perfiles de LinkedIn.

JPMorgan Chase podría tener razones para restringir esta información. Hay juicios en curso y se están produciendo investigaciones en Wall Street sobre el uso de las técnologías informáticas a la hora de manipular los mercados.

Jamie Dimon

En su carta anual a la asamblea de accionistas de 2014, Jamie Dimon, presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, dijo que la empresa tenía casi 30.000 programadores, desarrolladores de aplicaciones y empleados de tecnología de la información que mantienen en funcionamiento nuestras 7.200 aplicaciones, 32 centros de datos, 58.000 servidores, 300.000 ordenadores y nuestra red global funcionando sin problemas para todos nuestros clientes”.

Según Anish Bhimani, Director de Información de Riesgos de JPMorgan Chase, en una entrevista publicada en el Instituto de Información de Redes (INI) en el Carnegie Mellon, JPMorgan tiene “más desarrolladores de software que Google y más tecnólogos que Microsoft…podemos llegar a hacer cosas a una escala sin precedentes”

Si hablamos de hechos sin precedentes, una de las cosas que JPMorgan nunca había hecho antes en sus 200 años de historia fue declararse culpable de un delito penal.

Eso ocurrió el 20 de mayo.

Es obvio que JP Morgan tiene muchas cosas que esconder, sobretodo en lo relativo al uso de la tecnología informática y los operadores de alta frecuencia para violar la ley y manipular los mercados.

Quizás esto explique por qué misteriosa razón tantos especialistas en tecnología de JP Morgan deciden quitarse la vida y arrojarse desde lo alto de los edificios.

Este es el precio que se tiene que pagar por trabajar para “el diablo” y así es como “el diablo” trata a sus fieles servidores.

¿Sale a cuenta?

Los siguientes son los nombres de las personas que, en el momento de su muerte o con anterioridad, fueron empleados de JPMorgan Chase y experimentaron muertes inusuales desde diciembre de 2013. Todos, excepto uno, son menores de 40 años…

Joseph M. Ambrosio, 34 años de edad, de Sayreville, Nueva Jersey, falleció el 7 de diciembre de 2013. Fue empleado como analista financiero para JP Morgan Chase en Menlo Park. El 18 de marzo de 2014, Wall Street On Parade aprendió de un miembro inmediato de la familia que José M. Ambrosio murió repentinamente de síndrome respiratorio agudo.

Jason Alan Salais, 34 años, murió el 15 de diciembre 2013 en Pearland, Texas. Un miembro de la familia confirmó que la causa de la muerte fue un ataque al corazón. De acuerdo con el perfil de LinkedIn de Salais, fue contratado en el Servicio de Tecnología de Clientes en JPMorgan. Antes de unirse a JPMorgan en 2008, Salais había trabajado como técnico de software de cliente en SunGard y Analista de Sistemas UNIX en Logix Comunicaciones.

Gabriel Magee, 39 años, murió en la noche del 27 de enero de 2014, o la mañana del 28 de enero de 2014. Magee fue descubierto aproximadamente a las 8:02 am sobre la azotea del noveno piso en la sede Europea de JPMorgan Chase en Londres. Su tarea en JPMorgan era “Técnico en supervisión de la arquitectura para la planificación, el desarrollo y operación de los sistemas de valores de renta fija y derivados de tasas de interés”. Las investigaciones concluyeron que se suicidó.

Ryan Crane, 37 años de edad, falleció el 3 de febrero de 2014, en su casa en Stamford, Connecticut. El Jefe Médico Forense finalmente dictaminó que la causa de la muerte intoxicación accidental por etanol. Crane era un director ejecutivo comercial en la oficina de JPMorgan en Nueva York. La muerte de Crane no se informó en los medios de comunicación hasta 10 días después.

Dennis Li (Junjie), 33 años, murió el 18 de febrero 2014, como resultado de una supuesta caída del edificio de oficinas Chater House de 30 pisos en Hong Kong, donde JPMorgan ocupaba los pisos superiores. Li trabajaba como contable en el departamento de finanzas del banco.

Kenneth Bellando, de 28 años, fue encontrado fuera de su edificio de apartamentos del East Side de Manhattan el 12 de marzo de 2014. Bellando había trabajado previamente para JPMorgan Chase como analista y era el hermano del empleado de JPMorgan John Bellando, que fue citado en el informe del Subcomité Permanente del Senado que investigaba cómo JPMorgan había escondido sus pérdidas y había mentido a los reguladores en el escándalo de la “ballena de Londres”, que provocó 6.200 millones de dólares en pérdidas.

Andrew Jarzyk, de 27 años, desapareció en la madrugada del 30 de marzo 2014 después de dejar a unos amigos en un club en Hoboken, Nueva Jersey. Su cuerpo fue recuperado del río Hudson en Hoboken, el 28 de abril de 2014. Según la policía, no había señales de trauma en el cuerpo. Jarzyk era empleado de PNC Financial en el momento de su desaparición. Anteriormente había trabajado como pasante de tecnología de JPMorgan.

-Los cuerpos de Julian Knott y su esposa, Alita, de 45 y 47 años, respectivamente, fueron descubiertos por la policía el 6 de julio de 2014 en su casa en el barrio de Lake Hopatcong del municipio de Jefferson. Después de una investigación de dos días, la policía anunció que creían Julian Knott disparó a su esposa en varias ocasiones y luego se quitó la vida con la misma arma. Knott había trabajado en redes informáticas de JPMorgan en Londres desde 2001, inicialmente como subcontratista de Computer Science Corporation y, más tarde, de IBM. Knott se unió formalmente a JPMorgan Chase en sus operaciones en Londres en enero de 2006 y permaneció allí hasta 2010, cuando fue transferido al gran complejo de JPMorgan en Columbus, Ohio, y fue ascendido a la categoría de Director Técnico de Operaciones de Red. Knott fue trasladado de nuevo en 2012 y comenzó a trabajar en el departamento de alta tecnología de JPMorgan Global Network Operations Center en Whippany, Nueva Jersey. Seis meses antes de su muerte fue ascendido a Director Ejecutivo.

Michael A. Tabacchi, 27 años, y su esposa, Irán Pars Tabacchi fueron descubiertos muertos la noche del viernes 7 de febrero de 2015, en su casa de Closter, Nueva Jersey. Su pequeño hijo estaba en la casa ileso. Un mensaje de texto se había enviado desde el domicilio al padre de Michael Tabacchi pidiéndole que acudiera a la casa, según informes de prensa. El padre encontró a la pareja muerta. La misma tarde en que se descubrieron los cuerpos y antes de que se realizara la autopsia, las autoridades ya anunciaron que se trataba de un posible “suicidio-asesinato”. Tabacchi ejercía como Analista de Operaciones en JPMorgan, siendo en ese momento Asociado de JPMorgan.

Thomas J. Hughes, de 29 años de edad, fue encontrado muerto el 28 de mayo 2015 fuera de su residencia en 1 West St., Manhattan, tras arrojarse desde el piso 24. Hughes había trabajado para JPMorgan Chase, Citi, UBS, que una semana antes se habían declarado culpables de un delito conspiración para manipular los mercados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s