España no podrá curar las enfermedades hereditarias si no cambia la ley

Resultado de imagen de España no podrá curar las enfermedades hereditarias si no cambia la ley

avance científico que abre el camino para curar enfermedades raras y otras como el cáncer, a través de la edición genética, no podrá ser aplicado en España si antes no se modifica la legislación. Los investigadores piden que se abra el debate para adaptar la ley a los avances científicos

“Esta investigación va a cambiar radicalmente la perspectiva que tenemos de las enfermedades raras y de otras de base genética como el cáncer“. Lo afirma Guillermo Antiñolo, Director de la Unidad de genética y Reproducción del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Es el médico que estuvo tras el nacimiento del primer bebé español libre de la enfermedad hereditaria que padecían sus padres. Firma también el descubrimiento del gen responsable de la ceguera hereditaria más común. Es un experto capaz de explicar de forma sencilla para que todos lo entendamos la compleja investigación que lleva a cabo un equipo internacional con el que trabaja el español Aizpisúa. Lo que han conseguido, explica Antiñolo, es un editor genético que permite corregir los errores. Es, sigue explicando, como un corrector de texto que recoloca las letras en el lugar apropiado para que la frase tenga sentido sin alterar el significado.

Este investigador señala que a partir de ahora muchos científicos se pondrán a trabajar para desarrollar este corrector genético, lo harán en los países que puedan, dicen, pero no en España porque aquí no es posible, está prohibido, investigar con embriones humanos. Pero la prohibición no acaba ahí. Si la legislación no cambia, dice Antiñolo, en nuestro país no podremos aplicar estas técnicas ni siquiera cuando estén probadas y se utilicen con éxito en países como Estados Unidos o Gran Bretaña en la curación de enfermedades de origen genético. Es imprescindible, concluye, que se abra el debate de forma inmediata para adaptar nuestras leyes a los avances de la ciencia.

Antiñolo cree que un buen ejemplo a seguir es el de Estados Unidos donde se ha creado un comité de expertos que son quienes deciden las reglas y determinan cómo se puede utilizar la edición genética con fines médicos. El debate debería abrirse cuanto antes porque el ritmo de los avances científicos se acelera cada vez más. Según el Director de la Unidad de Genética del Hospital Virgen del Rocío, aunque todo avanza tan deprisa que es impredecible, probablemente dentro de cinco años el corrector genético ya se podrá utilizar en la práctica clínica y en unos 10 se habrá convertido en una práctica médica habitual.

Anuncios