Archivo de la categoría: Sin categoría

TRUMP REÚNE AL IMPERIALISMO, EL WAHABISMO Y EL SIONISMO

 

A continuación reproducimos un artículo de Pablo Jofré Leal, publicado originalmente en la web iraní HispanTV, centrado en el viaje de Trump a Oriente Medio y que no deja títere con cabeza.

Como advertimos en el anterior artículo, en el que ofrecíamos un texto de la cadena BBC, los lectores deben saber que el texto tiene un claro sesgo propagandístico pro-iraní y que por lo tanto, ese sesgo debe ser compensado por los lectores para tener una visión más equilibrada.

No obstante, el texto dice verdades como puños, desde nuestro punto de vista.

Al final del artículo, añadimos algún comentario adicional…


Trump en su viaje a Arabia Saudí e Israel, reúne la triada de ideologías como el imperialismo, el wahabismo y el sionismo, y a partir de sus coincidencias e intereses, intensificarán las agresiones contra los pueblos de Oriente Medio.

Tras un periodo de cortísimo y relativo alejamiento, bajo la administración del ex presidente Barack Obama, entre Washington y sus socios de la Casa Al Saud y la entidad sionista, el nuevo mandatario estadounidense ha decidido insuflar nuevos alientos a la relación con sus hijos putativos en Oriente Medio y de pasada incrementar la venta de armas en una región, que es el principal cliente del complejo militar industrial estadounidense.

Sólo el año 2016 Arabia saudí gastó 67 mil millones de dólares en armas, presionando, igualmente, para que sus aliados del denominado Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico) inviertan cifras multimillonarias en la compra de armas a Estados Unidos y países aliados como Gran Bretaña y Francia.

El presidente estadounidense, en la ampulosamente denominada Cumbre Árabe-Islámica Americana, ante representantes de 50 naciones musulmanas, con Jefes de Estado o de gobierno de 37 de ellas llamó a combatir al terrorismo. “Expúlsenles. Expúlsenles de sus lugares de culto. Expúlsenles de la tierra santa” sostuvo en dicho encuentro en Riad.

A lo que faltó agregar que esos intentos de expulsión debe hacerse con armas, fundamentalmente, Made in USA pero, además, declarar aquello sin rubor alguno frente al papel desempeñado por Washington y precisamente Arabia Saudí en el nacimiento y desarrollo de gran parte de los movimientos terroristas que actúan en el Magreb, Oriente Medio y Asia Central.

IMPERIALISMO Y WAHABISMO MÁS UNIDOS QUE NUNCA

Donald Trump comenzó así, el día 21 de mayo, por tierras sujetas al dominio de la Monarquía Wahabita, un periplo “evangelizador”.

Acompañado por sus “apóstoles” : la primera dama, Melania Trump; su hija mayor, Ivanka; su yerno, Jared Kushner; el jefe de gabinete, Reince Priebus, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn; su asesor estratégico, Steve Bannon; su asesor de seguridad nacional, Herbert McMaster y el secretario de Estado, Rex Tillerson, entre otros.

Un viaje en lo que este mandatario considera implícito un objetivo, que debe ser el eje de la política exterior mundial: simples instrumentos para la gloria y beneficio estadounidense. Un viaje acompañado de declaraciones tan surrealistas, ridículas como también peligrosas como aquella en la cual Trump apeló “a las personas decentes de todas las confesiones a dar batalla a los salvajes criminales que buscan aniquilar la vida”.

Indudablemente tal apelación no era una autocrítica a la labor desempeñada por los gobiernos estadounidenses y sus aliados de Oriente Medio, que son los verdaderos salvajes y criminales contra gran parte de las sociedades del mundo magrebí, de Oriente Medio y Asia Central, donde radica gran parte del mundo islámico.

La apelación de Trump tampoco iba dirigida a sus aliados, como la propia Arabia Saudí e Israel que llevan décadas aniquilando vidas humanas, ocupando territorios que no les pertenecen, construyendo muros, asesinado niños, reprimiendo las aspiraciones de libertad de los pueblos como Yemen, Baréin y Palestina. Difundiendo doctrinas terroristas como el wahabismo y el sionismo, asociadas en el crimen y la violación de los derechos humanos de millones de seres humanos.

En un discurso tan hipócrita como falso, Trump, bajo el beneplácito de Monarquías reaccionarias como la Casa Al Saud, los Al Jalifa que gobiernan en Baréin, Qatar, Kuwait, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, entre otros puso la guinda a la torta del surrealismo al acusar a Irán de “avivar las llamas de los conflictos sectarios y del terror en Líbano, Irak y Yemen y de apoyar los indescriptibles crímenes de Bashar al-Asad en Siria”.

Esto, porque según Estados Unidos “Irán financia, rearma y adiestra a terroristas, milicias y grupos extremistas que esparcen el caos por la región”.

Una confusión tan execrable como interesada, pues no es posible confundir a quien apoya los esfuerzos del Eje de la Resistencia frente a las agresiones del Wahabismo y el sionismo, que aquellos, que como Estados Unidos y sus aliados, en función de sus intereses geoestratégicos se han dedicado a agredir a países como Irak, Siria, Afganistán, Yemen, Baréin, Libia entre otros generando, desde el año 2001 a la fecha 2.5 millones de muertos, 30 millones de desplazados internos y 15 millones de refugiados, que han ido a incrementar las cifras de hombres y mujeres que buscan, allende su patria, mejores perspectivas de vida.

Paralelo a los encuentros entre la delegación estadounidense y la casta gobernante saudí, el surrealismo y los enredos interesados a las que hago mención se consolidó con la celebración de un Foro Para la Lucha Contra el Terrorismo y el Extremismo patrocinado por la coalición militar islámica antiterrorista, creada en 2015.

De los resultados de este inusual encuentro nada se concluyo respecto a exigir que precisamente estas Monarquías cesen el suministro de dinero, armas y milicianos destinado a expandir el terrorismo wahabita.

La prensa occidental, en general, ha signado sin apenas un esbozo de crítica lo que indudablemente representa una falsedad en materia de lo que cotidianamente sufren los pueblos del Magreb, Oriente Medio y Asia Central que es, precisamente, la agresión de fuerzas militares extranjeras donde Estados Unidos participa activamente junto a sus socios de la OTAN. La creación, financiamiento y dotación de armas a grupos terroristas como Daesh, Fath al-Sham, Boko Haram, Ansar al-Dine, Al Shabat, Ahrar al-Sham, que nacen, precisamente bajo el amparo del régimen wahabita y sus aliados.

Esto es el uso de la estrategia nacionalsocialista al estilo Goebbels y la propaganda sionista bajo el marco de la Hasbara “miente, miente que siempre algo queda”. Estados Unidos con ayuda de sus medios de comunicación miente descaradamente, sin asumir, en modo alguno, su responsabilidad en la inestabilidad en que vastas regiones del mundo viven hoy sumergidas.

La travesía de Trump por Arabia Saudí y posteriormente por Israel ha mostrado la verdadera dimensión de los objetivos extramuros de Washington bajo la presidencia de este multimillonario.

Devenido en el líder de una nación que transita de la política del leading from behind del anterior mandatario estadounidense Barack Obama, a una policía decidida a comprometerse activamente, junto a sus socios sionistas y wahabitas, en la agresión contra los pueblos de Oriente Medio.

Pero también, sobre todo aquel que ose enfrentarse a una política imperialista que persigue, fundamentalmente, destruir a Siria, fragmentar Irak, cercar a la República Islámica de Irán e impedir el afianzamiento del avance a occidente por parte de la Federación Rusa.

Para el cumplimiento de estos objetivos la administración estadounidense no escatima esfuerzos y está dispuesta a involucrarse de lleno en las guerras de agresión que la Casa al Saud y el sionismo encabezan, como punta de lanza contra los pueblos de Libia, Siria, Irak, Baréin, Yemen y Palestina. Contando para ello con el apoyo de las monarquías Feudales del Golfo Pérsico, Jordania, Egipto y organizaciones como la OTAN con la activa participación de Francia e Inglaterra.

Al mismo tiempo que Trump sostenía ante representantes de 50 naciones en la denominada Cumbre Islámica-Árabe-Estadounidense “Vengo con un mensaje de amistad, esperanza y amor” el ejecutivo estadounidense, como todo viaje que se precie de tener fines beneficiosos, llevaba consigo el mandato del complejo militar industrial.

Así, bajo el escudo de las palabras de buena crianza, llamados a la paz, a combatir el terrorismo, entre otras frases altisonantes, se firmaron acuerdos militares con la Casa al Saud que involucran 110 mil millones de dólares en equipos y pertrechos militares para las fuerzas armadas saudí que sobrepasan los 230 mil efectivos, a lo que se sumarían proyectos por otros 200 mil millones de dólares en obras que beneficiarán a empresas occidentales y de aliados europeos que se comprometan a cerrar los ojos frente a los atropellos a los derechos humanos llevados a cabo por la Casa al Saud.

La multimillonaria venta comprende 84 aviones F 15 SA, 150 helicópteros Black Hawk Apache, navíos de guerra, blindados, tanques, bombas guiadas de alta precisión y un sistema de radar diseñado para derribar misiles balísticos. El paquete incluye armas ligeras, mantenimiento de 115 tanques M1A2, cuatro buques de guerra, sistema de defensa antimisiles THAAD, seguridad marítima, radares y comunicaciones y tecnología de la seguridad cibernética. Como excusa para esta compra, nuevamente irán ha salido al ruedo, tras la declaración de un portavoz de la Casa Blanca frente a esta venta “El contrato de material y servicios de defensa refrenda nuestro tradicional apoyo a la seguridad de Arabia Saudí y del Golfo ante las amenazas iraníes, y contribuye a incrementar la lucha antiterrorista en la región para liberar la carga que recae sobre las tropas de EE UU”

Las armas compradas por la Monarquía wahabita servirán para seguir masacrando a la población de Yemen, reprimir al pueblo de Bahréin, traspasar parte de ellas a las fuerzas terroristas como Daesh, Fath al-Sham, Ahrar al Sham al amparo de lo que el propio Ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir sostuvo “la administración estadounidense tiene una visión que encaja con la visión del reino sobre el papel de Estados unidos en el mundo; la erradicación del terrorismo, la confrontación con irán, la reconstrucción de las relaciones con aliados tradicionales, el comercio y las inversiones”.

He aquí, sin tanto eufemismo los objetivos de compras multimillonarias en una monarquía con alto desempleo juvenil – donde la población del país menor a los 30 años constituye el 65% del total – con un déficit fiscal derivado de la baja del precio del petróleo pero empeñada a seguir actuando en su papel del gendarme del mundo árabe en la región.

Medios estadounidenses señalaron, que además de la venta de armas, la empresa petrolera nacional Saudí Aramco firmó acuerdos por 50 mil millones de dólares con empresas estadounidenses. El ministro de Energía, Khalid al-Falih dijo que los convenios que incluyen a todas las empresas ascendieron a más de 200 mil millones de dólares EE.UU.

Otro convenio, entre Saudi Basic Industries Corporation y la estadounidense Exxon Mobil, una empresa dirigida hasta hace poco por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, fue firmado para construir un complejo químico por 20 mil millones de dólares.

Ello en una conducta que ha sido clásica en la dirigencia estadounidense: firmar contratos multimillonarios donde alguna vez tuvieron intereses y lo tendrán en el futuro cuando dejen sus cargos públicos.

A pesar de los lazos, cada día más estrechos entre Riad y Tel Aviv, algunas voces del sionismo alertaron sobre la compra de armas saudí. El Ministro de Infraestructura, Energía y Recursos de Aguas, Yuval Steinitz, expresó su preocupación por el acuerdo de armas entre Riad y Washington “Cientos de millones de dólares en acuerdo de armas es algo por lo cual necesitamos recibir una explicación. Sobre todo porque la Monarquía saudí es un país hostil y debemos asegurar que se mantenga la ventaja militar cualitativa de Israel. Este no es país con el que tenemos relaciones diplomáticas y nadie sabe qué es lo que depara el futuro. Espero que recibamos pronto respuestas. Esto es algo que definitivamente debería preocuparnos”. El ministro Ayoob Kara – de origen druso – también expuso el tema durante una reunión de ministros del Likud, preguntándole al primer ministro, Benyamin Netanyahu, si no estaba preocupado por el hecho de que Riad se está convirtiendo en “una potencia mundial superior a nosotros”. Netanyahu dijo que discutiría el asunto en el Gabinete.

Tras el viaje a Arabia Saudí, como primera etapa para la consolidación de una alianza con fines de dominio – donde Washington exige a Riad que se mantengan los niveles de cooperación con el sionismo – Donald Trump dirigió su Air Force One a los territorios palestinos ocupados. Aterrizó el día lunes 22 de mayo en el Aeropuerto de Tel Aviv donde fue recibido por la dirigencia sionista en pleno. En un acto claramente de mayor acogida y beneplácito que aquella que se otorgó a una Barack Obama en fines del año 2016, en que a pesar de otorgarle 38 mil millones de dólares en ayuda militar por la próxima década, fue intensamente criticado por sus tibias opiniones respecto a la política colonial sionista en Palestina. Israel quiere incondicionalidad y lo ha encontrado en este Donald Trump cuya propia familia tiene fuertes vínculos con el sionismo.

Los alcances del viaje a la entidad sionista y los territorios ocupados serán parte de un próximo análisis. Por ahora la imagen de un Donald Trump agasajado por el Wahabismo es más que suficiente para preocuparnos por el futuro de una región que ve con temor esta triada entre Washington-Riad-Tel Aviv. En principio la hipocresía encabeza la carrera por definir de mejor forma este periplo del mandatario estadounidense.

Pablo Jofré Leal

Pablo Jofré Leal Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en temas principalmente de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de página WEB de análisis internacional ANÁLISIS GLOCAL http://www.analisisglocal.cl

http://www.hispantv.com/noticias/opinion/342289/viaje-trump-arabia-saudi-israel


Para complementar el artículo anterior, recordemos lo que Trump dijo durante la campaña electoral sobre Arabia Saudí…

Mientras hablaba con los simpatizantes en un evento de campaña en Bluffton, Carolina del Sur en 2016, el entonces candidato presidencial republicano Donald Trump dijo que si le elegían presidente, “descubriría quién realmente derribó el World Trade Center”.

“No fueron los iraquíes”
, dijo Trump.

“Puede que descubramos que fueron los saudíes”

Trump estaba haciendo referencia al hecho de que 15 de los 19 secuestradores eran de Arabia Saudita. Él también, de alguna manera, tenía conocimiento de lo que había en las 28 páginas que se desclasificarían unos meses más tarde en julio.

Trump continuó diciendo que el gobierno tiene “papeles” “que son muy secretos”, lo que puede implicar a los saudíes, tal vez haciendo referencia al informe antes mencionado.

“Lo descubriréis”
, le dijo Trump a su iluso electorado, que con la estultícia característica de las masas que adoran líderes, decidió creerse la promesa de que lo destaparía todo.

Antes de ser elegido, los estadounidenses descubrieron que las 28 páginas demostraron que el gobierno de Estados Unidos sabía que el gobierno saudí estaba implicado en el asunto y apoyaba a los terroristas que llevaron a cabo los ataques del 11 de septiembre… y lo encubrieron.

Durante meses, webs propagandísticas de todo el planeta (siempre bebiendo de fuentes norteamericanas y próximas a intereses ultraconservadores, por no decir, ultraderechistas) trataron de venderle a los incautos que Donald Trump “acabaría con las élites” y no se sabe cuántas tonterías más.

Aún siguen con la operación de manipulación a gran escala, básicamente por que les pagan por ello, incluídos sus viajes y conferencias sobre temas destinados a distraer y desviar el foco de lo que realmente importa.

Y es que hay algo que no deberían olvidar: las élites no ganan porque sean especialmente listas, sino porque las masas son especialmente idiotas…


Fuentes:
http://www.hispantv.com/noticias/opinion/342289/viaje-trump-arabia-saudi-israel
http://www.activistpost.com/2017/05/donald-trump-said-saudi-arabia-behind-911-now-hes-bowing.html

62º ALCYON PLÉYADES – NOTICIAS 2017 – Corrupción, Crisis Corea-EEUU-China, Guerra, OVNI

Como lo podemos ver en los videos-documentales de Alcyon Pléyades, vivimos en el momento más crítico de la humanidad, ya que el planeta está en una fase transformadora, en un cambio tan extremo como jamás se había visto en la historia… y esto también se acompaña de gran cantidad de energía fotónica que está llegando a nuestro planeta produciendo un despertar, un cambio profundo de mutación genética en las personas, mientras por todos lados están ocurriendo una infinidad de acontecimientos mundiales, cambios geopolíticos, gubernamentales, religiosos y sociales, necesarios para el más urgente desalojo y desactivación de la élite y sus aliados del Gobierno Visible y de la Sombra, como de los Aliens usurpadores que buscan quedarse con nuestro planeta.

Con estos videos buscamos abrir los ojos a muchos sucesos que nos rodean, que la prensa oficial nos oculta o nos desinforma, concienciar sobre los desequilibrios naturales y climáticos, situaciones sociales cada vez más dramáticas y críticas, provocaciones y guerras en varios países, crisis y conflictos por todas partes… Así mismo conspiraciones e intrigas ocultas, una mayor cantidad de avistamientos de ovnis, fenómenos extraños y luminosos cada vez más evidentes, temas todos ellos que en los videos Alcyon Pléyades se desarrollan con mayor amplitud y profundidad.

De todo esto iremos periódicamente informando a nuestros seguidores de Alcyon Pléyades, mediante una recopilación de noticias, reportajes, entrevistas y documentos actuales de gran interés, fundamentales para conocer la realidad actual de los tiempos que vivimos.

CIENTÍFICOS DE VARIAS DISCIPLINAS ANTICIPAN “EL APOCALIPSIS”

 

Parece que cada vez hay más gente obsesionada con el fin del mundo y ya no los encontramos solamente entre las personas con creencias religiosas y/o extrañas, sino que el número crece incluso entre los científicos.

¿Quieren darnos miedo, o hay algo más?

Creemos que no es un tema tan anecdótico como puede parecer a primera vista.

Comentamos sobre ello al final de la traducción de este artículo publicado en Salon…


Mientras que las creencias apocalípticas sobre el fin del mundo han sido, históricamente, un tema de la especulación religiosa, son cada vez más comunes entre algunos de los principales científicos de hoy.

Este es un hecho preocupante, dado que la ciencia no se basa en la fe y en la revelación, sino en la observación y la evidencia empírica.

Tal vez la figura más prominente con una perspectiva ansiosa sobre el futuro de la humanidad es Stephen Hawking.

El año pasado escribió lo siguiente en un artículo de The Guardian…

Ahora, más que en cualquier otro momento de nuestra historia, nuestra especie necesita trabajar junta. Nos enfrentamos a desafíos ambientales impresionantes: el cambio climático, la producción de alimentos, la superpoblación, la diezmación de otras especies, la enfermedad epidémica, la acidificación de los océanos. Juntos, son un recordatorio de que estamos en el momento más peligroso del desarrollo de la humanidad. Ahora tenemos la tecnología para destruir el planeta en el que vivimos, pero aún no hemos desarrollado la capacidad de escapar de él.

Como posible apoyo a estas aseveraciones tan abominables, los estudios sugieren que la civilización actual tendrá que producir más alimentos en los próximos 50 años, que en toda la historia humana en conjunto, que se remonta a unos 200.000 años en el Pleistoceno.

Esto se debe en parte al problema de la superpoblación en curso, una población que se cree alcanzará aproximadamente los 9300 millones de personas en la Tierra para el año 2050. De acuerdo con el Informe Planeta Vivo 2016, la humanidad necesita 1,6 planetas Tierra para mantener nuestro ritmo de consumo actual.

En otra palabras, a menos que algo importante cambie con respecto al agotamiento de los recursos antropogénicos, la naturaleza nos llevará a cambiar radicalmente la vida tal y como la conocemos ahora.

En esta línea, los científicos coinciden ampliamente en que la actividad humana ha empujado a la biosfera a enfrentarse al sexto evento de extinción masiva en toda la historia de 4.500 millones de años de la Tierra.

Este parece ser el caso, incluso si hacemos caso de las previsiones más optimistas sobre las tasas actuales de extinción de especies, que pueden estar ocurriendo 10.000 veces más rápido que la “tasa de fondo” normal de extinción. Otros estudios han descubierto que, por ejemplo, la población mundial de vertebrados silvestres, es decir, mamíferos, aves, reptiles, peces y anfibios, se ha reducido en un asombroso 58% entre 1970 y 2012. La biosfera se está marchitando en tiempo real, y la culpa la tienen nuestras propias acciones necias.

En cuanto a la enfermedad, las superbacterias son una preocupación creciente entre los investigadores debido al uso excesivo de antibióticos entre el ganado y los seres humanos. Estas bacterias resistentes a múltiples fármacos son altamente resistentes a las vías de tratamiento normales, y ya unos 2 millones de personas se enferman de superbacterias cada año.

Tal vez el mayor riesgo aquí es que, como dice Brian Coombes: “los antibióticos son la base sobre la que descansa toda la medicina moderna. La quimioterapia contra el cáncer, los trasplantes de órganos, las cirugías y el parto se basan en antibióticos para prevenir las infecciones. Si no puedes tratarlos, perderemos los avances médicos que hemos hecho en los últimos 50 años”.

De hecho, es por eso que Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud, afirma que “la resistencia a los antimicrobianos representa una amenaza fundamental para la salud humana, el desarrollo y la seguridad”.

Para hacer las cosas aún peor, los expertos argumentan que el riesgo de una pandemia global está aumentando.

La razón es, en parte, debido al crecimiento de las megaciudades.

Según una estimación de las Naciones Unidas: “el 66 por ciento de la población mundial vivirá en los centros urbanos en 2050”.

La proximidad de las personas hará que la propagación de patógenos sea mucho más fácil, sin mencionar el hecho de que los gérmenes mortales pueden viajar desde un lugar a otro literalmente a la velocidad de un avión de pasajeros. Además, el cambio climático producirá olas de calor e inundaciones que crearán “más oportunidades para las enfermedades transmitidas por el agua como el cólera y para los vectores de enfermedades como los mosquitos en las nuevas regiones”. Es por eso que algunos investigadores de salud pública concluyen que “estamos ante el mayor riesgo de experimentar brotes a gran escala y pandemias globales“, y que “el próximo agente que provoque un brote epidémico, probablemente será una sorpresa”.

Finalmente, la acidificación de los océanos del mundo es una catástrofe que apenas recibe la atención que merece. Lo que pasa es que los océanos están absorbiendo dióxido de carbono de la atmósfera, y esto está causando que su nivel de PH caiga. Una consecuencia de ello es la destrucción de los arrecifes de coral a través de un proceso llamado “blanqueo”. Hoy, alrededor del 60 por ciento de los arrecifes de coral están en peligro de blanquearse, y cerca del 10 por ciento ya son ciudades fantasmas submarinas.

Aún más alarmante, sin embargo, es el hecho de que la tasa de acidificación oceánica está ocurriendo más rápido hoy en día de lo que ocurrió durante la extinción masiva del Pérmico-Triásico.

Ese evento ha sido llamado la “gran mortandad” porque fue la extinción mas devastadora que se ha producido jamás, dando por resultado que un 95 por ciento de todas las especies acabarán desapareciendo.

Como señala el periodista científico Eric Hand, mientras que 2,4 gigatoneladas de carbono fueron inyectadas en la atmósfera por año durante la Gran Mortandad, en la actualidad se inyectan alrededor de 10 gigatoneladas al año por parte de la sociedad industrial contemporánea. Así, la sexta extinción masiva mencionada anteriormente, también llamada extinción antropocénica, podría resultar quizás incluso peor que la extinción del Pérmico-Triásico.

Así que la terrible advertencia de Hawking de que vivimos en el período más peligroso de la existencia de nuestra especie es bastante robusta.

De hecho, consideraciones como estas han llevado a varios otros científicos notables a sugerir que el colapso de la sociedad global podría ocurrir en un futuro previsible.

El fallecido microbiólogo Frank Fenner, por ejemplo, cuyo trabajo virológico ayudó a eliminar la viruela, predijo en 2010 que “los seres humanos probablemente estarán extintos dentro de 100 años, debido a la superpoblación, la destrucción del medio ambiente y el cambio climático”.

De forma similar, el biólogo canadiense Neil Dawe, afirmó que: “No me sorprendería si la generación posterior a mi fuera testigo de la extinción de la humanidad”.

Y el reconocido ecologista Guy McPherson argumenta que la humanidad quedará enterrada en la tumba evolutiva para 2026.

El Boletín de los Científicos Atómicos también movió recientemente el minutero del Reloj del Juicio Final 30 segundos más cerca de la medianoche, principalmente debido al presidente Donald Trump y al tsunami de anti-intelectualismo que lo llevó a la Oficina Oval.

Como Lawrence Krauss y David Titley escribieron en un editorial del New York Times:

Estados Unidos tiene ahora un presidente que ha prometido impedir el progreso tanto en la lucha contra la proliferación nuclear como en la solución del cambio climático. Nunca antes el Boletín decidió avanzar el reloj principalmente debido a las declaraciones de una sola persona. Pero cuando esa persona es el nuevo presidente de los Estados Unidos, sus palabras son importantes.

Estando a dos minutos y medio de la medianoche, el Reloj del Juicio Final está actualmente en su punto más cercano a la medianoche de lo que había estado desde 1953, después de que los Estados Unidos y la Unión Soviética hubieran detonado bombas de hidrógeno.

Pero hasta ahora hemos ignorado amenazas a nuestra existencia que muchos estudiosos del riesgo punteros creen son aún más graves, es decir, los riesgos asociados con tecnologías emergentes como la biotecnología, la biología sintética, la nanotecnología y la inteligencia artificial.

En general, estas tecnologías no sólo se están volviendo más poderosas a un ritmo exponencial, de acuerdo con la Ley de Ray Kurzweil de Rendimientos Acelerados, sino cada vez más accesible para grupos pequeños e incluso lobos solitarios.

El resultado es que un número creciente de individuos están siendo empoderados para causar estragos sin precedentes en la civilización.

Considere el siguiente desastre de pesadilla esbozado por el científico de computación Stuart Russell:


Un quadcopter muy, muy pequeño, de una pulgada de diámetro puede llevar una carga de uno o dos gramos de proyectil explosivo de carga heuca. Usted puede pedirlo a un fabricante de drones en China. Usted puede programar el código para que diga: “Aquí hay miles de fotografías de tipos de cosas a las que quiero apuntar”.

Una carga de un gramo de proyectil de carga hueca puede perforar un agujero en nueve milímetros de acero, por lo que presumiblemente también se puede perforar un agujero en la cabeza de alguien. Usted puede meter hasta tres millones de esos drones en un semirremolque. Usted puede llevar tres camiones hacia Nueva York y disponer de 10 millones de armas atacando la ciudad. No tienen que ser muy eficaces, sólo que el 5 o 10 por ciento de ellos alcancen un objetivo es suficiente.

Russell añade que “habrá fabricantes que producirán millones de estas armas que la gente podrá comprar igual que usted puede comprar armas ahora, excepto que tener millones de armas no importa a menos que se tenga un millón de soldados. En este caso, sólo necesitas tres soldados”, concluye, para escribir el código de computadora correspondiente para programar los drones y para liberarlos.

Este escenario puede ampliarse arbitrariamente para involucrar, digamos, 500 millones de drones armados empaquetados en varios cientos de camiones estratégicamente posicionados alrededor del mundo.

El resultado podría ser una catástrofe global que pusiera a la civilización de rodillas.

Una matanza similar a la conseguida con un ataque de terrorismo nuclear o una pandemia de ingeniería causada por un patógeno diseñado en laboratorio.

Como Benjamin Wittes y Gabriella Blum expusieron en su fascinante libro “El futuro de la violencia”, nos dirigimos hacia una era de capacidades ofensivas distribuidas que es diferente a cualquier cosa que nuestra especie haya encontrado antes.

¿Qué clase de persona puede realmente querer hacer esto, sin embargo? Desafortunadamente, hay muchos tipos de personas que de buena gana destruirían a la humanidad. La lista incluye terroristas apocalípticos, psicópatas, psicóticos, misantropos, ecoterroristas, anarco-primitivistas, eco-anarquistas, tecnófobos violentos, neo-luditas militantes e incluso “personas moralmente buenas” que sostienen, por razones éticas, que el sufrimiento humano es tan grande que sería mejor no existir en absoluto. Dadas las tendencias de la tecnología dual mencionadas anteriormente, todo lo que podríamos encontrar más adelante durante este siglo es que una sola persona o un grupo decidieran terminar unilateralmente el gran experimento llamado civilización para siempre.

Se trata de consideraciones como estas, las que han llevado a los estudiosos del riesgo, algunos procedentes de las mejores universidades del mundo, a especificar inquietantemente altas probabilidades de desastre global en el futuro.

Por ejemplo, el filósofo John Leslie afirma que la humanidad tiene un 30 por ciento de posibilidades de extinción en los próximos cinco siglos.

Menos optimista, una encuesta “informal” de expertos en una conferencia organizada por el Instituto de Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford pone la probabilidad de extinción humana antes de 2100 en un 19 por ciento.

Y Lord Martin Rees, cofundador del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial en la Universidad de Cambridge, argumenta que la civilización no tiene más que una probabilidad del 50 por ciento de sobrevivir en el próximo siglo.

Para poner este número en perspectiva, significa que el estadounidense promedio tiene aproximadamente 4.000 veces más probabilidades de presenciar una implosión de la civilización que morir en un “accidente de transporte aéreo y espacial”.

Un niño nacido hoy tiene una buena oportunidad de vivir lo suficiente como para ver el colapso de la civilización, según nuestras mejores estimaciones.

Volviendo a la religión, las encuestas recientes muestran que una gran parte de la gente religiosa cree que el fin del mundo es inminente.

Por ejemplo, una encuesta de 2010 encontró que el 41 por ciento de los cristianos en los EEUU creen que Jesús o “definitivamente” o “probablemente” regresará en 2050.

Del mismo modo, el 83 por ciento de los musulmanes en Afganistán y el 72 por ciento en Irak afirman que el Mahdi, figura mesiánica del fin de los días, volverá mientras ellos aún estén vivos.
La tragedia aquí, desde una perspectiva científica, es que tales individuos están preocupados por el apocalipsis equivocado.

Son mucho más probables las catástrofes, calamidades y cataclismos que causan un sufrimiento humano sin precedentes (y sin sentido) en un universo sin ninguna fuente externa de propósito o significado.

En cierto sentido, sin embargo, las personas religiosas y los científicos están de acuerdo: estamos en un momento único de la historia humana, marcado por una probabilidad excepcionalmente alta de desastre.

La diferencia es que, para las personas religiosas, la utopía está al otro lado del apocalipsis, mientras que para los científicos no hay nada más que oscuridad.
Para ser claro, la situación no es en absoluto desesperada.

De hecho, no hay una amenaza ante nosotros que sea inevitable, sea el cambio climático, la sexta extinción en masa, el terrorismo apocalíptico o el nacimiento de una superinteligencia artificial que nos someta.

Pero lo que sí está claro, es que sin un esfuerzo colectivo concertado para evitar la catástrofe, el futuro podría ser tan malo como el que haya podido imaginar cualquier escritor de ciencia ficción distópica.

http://www.salon.com/2017/04/30/its-the-end-of-the-world-and-we-know-it-scientists-in-many-disciplines-see-apocalypse-soon/


COMENTARIO ADICIONAL

Parece extraña la obsesión morbosa por parte de cada vez más gente por el fin del mundo y algún tipo de apocalipsis que acabe con nuestra civilización.

Es algo esperable en las personas criadas en las creencias religiosas más extremas, pero llama especialmente la atención que este creciente sentimiento apocalíptico, crezca también entre muchos científicos.

Este tipo de sentimientos, parecen ser un deseo morboso e inconfesable por ver cómo se derrumba toda la obra del hombre.

Solo hace falta ver como el mundo de la ficción, reflejo (y a la vez generadora) de lo que subyace en el inconsciente colectivo, se ha volcado desde hace años por las imágenes más apocalípticas, siempre centradas en una destrucción prácticamente completa de la civilización humana: desde las sempiternas historias de invasiones extraterrestres, pasando por los desastres naturales más devastadores y culminando por la fiebre por las epidemias zombi, que arrasan siempre con la humanidad.

Que exista este deseo inconfesable y morboso por el fin de la humanidad, nos debería poner en un auténtico estado de alerta y preguntarnos “¿por qué deseamos en el fondo que todo se vaya a la mierda?”.

La respuesta más obvia, es que en nuestro fuero interno, y como a nivel colectivo, como seres humanos, tenemos la sensación de que no lo hacemos bien, de que somos más una plaga que otra cosa.

Parece que en el fondo, todo el mundo intuye que las vidas que llevamos son absurdas y vacías y que el mundo que hemos creado está muy lejos de ser lo que deberíamos haber construido.

Si fuéramos felices como seres humanos y estuviéramos satisfechos, no habría tanta gente deseando de forma inconfesable el fin del mundo. Al contrario, estaríamos ilusionados con la idea de explorar nuevos mundos a los que llevar nuestro legado.

Es evidente que algo no funciona y hace falta un reset total y absoluto de todos nuestros conceptos, deseos y estructuras.

Y por último, un elemento adicional, que quizás alguna gente considere anecdótico, pero que es el que realmente debería preocuparnos.

¿Qué efecto puede tener en nuestro destino que tanta y tanta gente, alrededor del planeta, a nivel inconsciente, se sienta atraída por la destrucción de todo?

Es mucha gente deseando el mismo resultado…y cada día tiramos los dados de nuevo…


Fuentes:
http://www.salon.com/2017/04/30/its-the-end-of-the-world-and-we-know-it-scientists-in-many-disciplines-see-apocalypse-soon/
https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/dec/01/stephen-hawking-dangerous-time-planet-inequality

Estas son las 7 religiones más curiosas y extrañas del mundo

La religión con más seguidores alrededor del mundo es el cristianismo con más de 2.100 millones de creyentes, seguido por el Islam con 1.500 millones.

Pero también existen muchas otras que intentan responder las interrogantes de las religiones: “¿De dónde viene la vida y cuál es su sentido?”.

Y si bien hay varias que son conocidas, hay otras más desconocidas y bastante curiosas.

Algunas de estas religiones son las que te mostraremos a continuación:

1. EL BRAHATMANARIYÚ

 

Esta religión afirma que Brahatmanariyú es hijo de Jahvè, sobrino de Buda, primo de Allah (Islam), nieto de Zeus (mitología griega) y vecino de Pacha Kamaq (mitología inca).

Fue creada por Nelson Donati en los años 80 y dice que este Dios (relacionado con casi todos los preexistentes) es capaz de dar respuestas inmediatas sobre la posibilidad de crear un paraíso en La Tierra, encontrar la piedra filosofal y vivir eternamente.

 

2. MOVIMIENTO RAELIANO

Fue fundado por Claude Vorilhon, un profeta francés que se hace llamar Rael después de que fuera abducido (según él afirma) por alienígenas. Se trata de la doctrina OVNI más extendida por el planeta, y donde más seguidores tiene es en Corea del Sur.

Sus creyentes piensan que la clonación es la única manera de conseguir la vida eterna y tienen el objetivo de superar la violencia que gobierna nuestro planeta.

 

Según ellos, unos seres extraterrestres muy avanzados científicamente, los Elohim, fueron quienes crearon la vida en la Tierra usando la ingeniería genética. Además, creen que estos creadores van a regresar a recogerlos y por ello poseen ovnipuertos en varios lugares del mundo.

 

3. TEMPLO DE LA JUVENTUD PSÍQUICA (T.O.P.Y.)

Este templo fue fundado en 1981 por una banda inglesa experimental y está enfocado en los aspectos mágicos del cerebro humano. Su filosofía se basa en cumplir todos aquellos deseos y fantasías (sobre todo las sexuales) más sinceras de las personas sin tener ningún sentimiento de culpa. También busca eliminar la pereza y afianzar la disciplina, sus seguidores no siguen ni adoran a ningún Dios.

 

4. LACRIMOLOGÍA

 
 

Esta religión fue inventada por la banda de metal progresivo norteamericana Tool. Su doctrina afirma que, a través del llanto provocado por el dolor físico y mental, se llega a un estado espiritual superior.

En Internet es muy complicado encontrar información sobre esta secta, a la que algunos consideran una copia satírica de la cienciología. Otros la consideran una broma hecha por la banda para entretenerse y publicitarse.

 

5. TINH DO CU SI

Más conocida como la religión del monje de los cocos, fue fundada en el año 1945 por un hombre, Nguyen Thanh Nam, que decidió alejarse de la civilización para vivir en una isla durante tres años alimentándose solo a base de cocos y meditando. Esto parece una locura, y más si sabemos que había estudiado Física y Química en Francia.

Después de esta experiencia fue cuando fundó esta religión, basada en el cristianismo y en el budismo. En la década de 1960 se construyó un santuario en su honor, formado por dragones y una imitación de un cohete Apolo situado entre estatuas de Buda.

6. MOVIMIENTO DEL DIOS FRUMM

Esta religión proviene de la tribu Yaojnanen de la isla de Vanuatu.

 

En ella creen que Frumm es el hijo pálido de un espíritu de la montaña y hermano de un militar estadounidense llamado John Frum (o John from America). Lo cierto es que este militar estableció una base de operaciones en la isla durante la II Guerra Mundial y los indígenas al verle sintieron que era un Dios.

Desde ese momento, adoran a Frumm y anualmente se celebran festividades en las que imitan al ejército marchando y danzan, esperando a que este Dios baje junto a sus guerreros del volcán de la isla y les entregue regalos celestiales.

7. MOVIMIENTO DE LA CREATIVIDAD

Antes llamada Iglesia Mundial de El Creador, se trata de una organización religiosa xenofóbica, homofóbica, racista, antisemita y ultraderechista que rinde culto a la raza blanca. Se define a sí misma como una religión basada en el racialismo, con características comunes con el supremacismo blanco y crítica con el nacionalsocialismo (“Porque Hitler no supo matar bien a la serpiente del judaísmo.”)

El movimiento fue creado en 1973 por Ben Klassen, un estadounidense de origen ucraniano. Actualmente, está presidida por el abogado estadounidense Matt F Hale, que está en prisión a espera de que se le juzgue por haber planeado asesinar al juez federal Anthony Evola.

Sus seguidores consideran que la raza blanca es la cúspide de la evolución biológica y el origen de toda cultura, civilización, progreso y ciencia. Las demás razas son vistas como peores biológicamente, siendo la más inferior la negra.

Radio de EE.UU. emite durante años un anuncio informando sobre cómo esconder pornografía infantil

El mensaje fue transmitido por una emisora de radio local de Arizona en horario de mínima audiencia. Su dueño aboga por un cambio en las leyes estatales y federales que persiguen la pornografía infantil.

Radio de EE.UU. emite durante años un anuncio informando sobre cómo esconder pornografía infantil

 
 
Los habitantes de la localidad de Benson, en el estado de Arizona, EE.UU., afirman estar profundamente “disgustados” tras escuchar un anuncio de servicio público que insta a los oyentes a “esconder” la pornografía infantil que posean y da instrucciones sobre cómo hacerlo. Por ejemplo, el mensaje aconseja: “Nunca guarde imágenes de papel, cintas o películas de jóvenes desnudos donde alguien más pueda encontrarlos”.

El polémico mensaje fue emitido durante dos años por la estación de radio CAVE 97.7 FM de Benson, siempre en horario de madrugada, aunque no ha sido hasta ahora que ha estallado el escándalo. La voz del anuncio es la del fundador de la emisora, Paul Lotsof, que es también quien está detrás de la iniciativa.

En declaraciones a la televisión KVOA, Lotsof opinó que guardar imágenes con este tipo de contenidos no era un delito, siempre y cuando no se abusara de los menores o se obligara a los niños a hacer cosas impropias de su edad: “no hay conexión entre las dos cosas”, razonó. Con su acción, el hombre pretendía demostrar su desacuerdo con las estrictas leyes sobre pornografía infantil de Arizona.

Ejemplo de ello es el caso de un profesor de secundaria que fue condenado a 200 años de prisión por un tribunal de este estado en 2003 después de que la Policía encontrara veinte imágenes pornográficas de niños en su ordenador.

Lotsof mantiene que las leyes estatales y federales relacionadas con esta materia deberían ser cambiadas. Al ser preguntado sobre si posee alguna imagen de este tipo, contestó que no, aunque enfatizó que, en caso de poseerlas, no lo admitiría.

Actualmente las autoridades locales están estudiando qué tipo de respuesta legal pueden plantear a las acciones de Lotsof. Sus detractores ya han lanzado una petición en la página web Change.org para promover el cierre de su estación de radio.

RUSIA PROVEE LA TECNOLOGÍA DE ESPIONAJE NECESARIA A EEUU…¡PARA QUE ESPIE A LA PROPIA RUSIA!

 

Cada vez queda más claro que en el campo de la geopolítica y las relaciones internacionales, todo es un gran juego, un inmenso negocio en el que las personas mueren por patrias e intereses, mientras los más poderosos se ríen a sus anchas, a costa de las víctimas que ellos mismos envían a morir.

Estos días el mundo ha estado muy preocupado por un posible enfrentamiento entre Rusia y EEUU, especialmente tras el bombardeo de la base aérea siria de Shayrat.

Pues bien, a continuación ofrecemos un artículo de Paul Craig Roberts realmente revelador, en el que el economista conservador y subsecretario del Tesoro durante la época Reagan muestra su perplejidad ante un hecho que ha pasado bastante desapercibido.

Cabe recordar que Roberts se ha mostrado como un enemigo declarado del establishment de Washington y en concreto de los neocons, así como también se ha mostrado partidario de la Rusia de Putin y defensor de Trump.


El 1 de marzo, la Oficina Nacional de Reconocimiento de los Estados Unidos lanzó un satélite espía transportado por un cohete Atlas V, impulsado por un motor RD-180 ruso.

Los Estados Unidos, una supuesta “superpotencia”, no es capaz de poner sus propios satélites espías en el espacio.

Esta “superpotencia” depende de Rusia, que proporciona a la “superpotencia” los motores de cohetes para poner satélites espía en órbita para espiar a la propia Rusia.

¡Aquí tenemos esas palabras de Lenin: los rusos le venden a Washington la cuerda con la cual colgarán a Rusia!

¿Está valorando Rusia un poco más los dólares de los EEUU, por encima de su propia existencia nacional? Aparentemente si.

¿La quinta columna dentro de Rusia, financiada y apoyada por Washington, infiltrada en los medios de comunicación rusos, y dentro del gobierno ruso, tiene un deseo tan ferviente de integrarse en el Occidente decadente e inmoral que están dispuestos a sacrificar la soberanía rusa y están dispuestos, como toda Europa, Canadá, Australia y Japón, a ser vasallos de Washington? Sí.

¿Qué otra explicación hay para que Rusia permita a Washington espiar a Rusia con su propia ayuda y suminitrarle a EEUU de las capacidades necesarias para que en el futuro puedan atacar con armas nucleares a la propia Rusia con un ataque nuclear preventivo?

Parece que Rusia está más interesada en los dólares estadounidenses y en la “cooperación con Washington” que en la supervivencia nacional.

No es de extrañar que los neoconservadores norteamericanos crean que Putin consentirá la muerte de Rusia a manos de Washington.

El Nuevo Orden Mundial de la tiranía de Washington hacia el resto del mundo, parece estar en el buen camino.

Rusia está permitiendo el dominio de Washington poniendo en órbita los propios satélites de espionaje de Washington en el espacio.

Tal vez lo siguiente será que Rusia proporcione a Washington la ubicación de todos sus submarinos con armamento nuclear y el calendario de los movimientos de sus misiles ICBM ocultos en trenes nucleares. ¿Por qué no pensar eso si por lo visto asegurarse “la cooperación con Washington”, parece ser el único objetivo del gobierno ruso?

¿No les parece increíble?

¡¡Washington impone un paquete de sanciones tras otro a Rusia, y Putin sigue vendiéndole a Washington los motores de cohetes que necesita para enviar al espacio sus satélites espía!!

Que Dios ayude a los rusos.


Para complementar este texto de Craig Roberts, ofrecemos esta noticia que encontramos en Sputnik hace unos días…

La compañía rusa Energomash entregará 11 propulsores RD-180 al consorcio estadounidense ULA este año, aseguró el director general de la empresa RD Amross, Michael Baker.

ULA recibe los motores a través de la RD Amross, una empresa mixta en la que participa Energomash.

“Once propulsores serán entregados este año, otros once el próximo y seis en 2019”, dijo Baker al margen del 33º Simposio espacial internacional que acoge Colorado.

Aquí cada uno podrá hacer sus interpretaciones al respecto de lo que se oculta tras este negocio entre EEUU y Rusia.

Lo primero que se puede llegar a pensar es que quizás a Putin no le importe suministrar estos motores de cohetes a EEUU, porque ya dispone en la actualidad de todo lo necesario para contrarrestar las medidas que puedan realizar estos satélites espías; sería una estrategia inteligente: suministrar a su enemigo de tecnología que colabore en la obsolescencia de su propio programa militar, haciendo negocio con ello.

Si esa fuera la razón, la interpretación tremendista de Craig Roberts, que poco menos que tilda a Putin de traidor a su país, no tendría sentido.

Pero también hay otras posibles interpretaciones: quizás, en el fondo, hay mucho más teatro en el mundo de las luchas geopolíticas de lo que creemos o de lo que gente como Craig Roberts quieren hacernos creer.

La guerra no es lo mismo para aquellas personas cegadas por ideologías y patrias, que pisan los campos de batalla surcados por las balas y los que ganan dinero y poder con esos conflictos en los despachos.

Está claro que las élites que se benefician de los grandes negocios (y de las guerras) y las personas de la calle, vivimos en dos mundos diferentes y esta compraventa de motores de cohetes, parece ser un buen un reflejo (otro más de entre innumerables casos similares) de la cruda realidad del mundo y de lo absurdo que es tomar partido por cualquiera de esos malnacidos instalados en los gobiernos.


Fuentes:
http://www.globalresearch.ca/is-the-russian-government-insouciant/5582940
http://www.foxnews.com/science/2014/07/17/us-too-dependent-on-russian-rocket-engines-experts-tell-lawmakers.html
http://www.counterpunch.org/2017/03/31/the-beneficiaries-of-conflict-with-russia/
https://mundo.sputniknews.com/espacio/201704051068124538-washington-ula-espacio-cooperacion-tecnologia/

EMPLEADO DE BANCO RECONOCE QUE EL DINERO QUE PRESTA NO EXISTE

¿Es lo que dice el titular una paradoja provocada por la necesidad de condensar una idea en pocas palabras? No, es un hecho. Incluso más retorcido que lo que el titular expresa: el dinero que el banco te presta es traído desde el futuro al presente, porque tú lo materializarás al pagar una deuda sobre la base de … Nada. El dinero que el banco “te presta” es un mero apunte contable que carece de realidad física. ¿Qué te están prestando? Interesante pregunta. Mis felicitaciones a “El ignorante habló” por revelar que el emperador está desnudo.